El presidente de Intereconomía se ha comprometido por escrito, a través de un correo electrónica, a abonar las deudas pendientes con los extrabajadores. “Antes del 15 de febrero su hija y el resto de personal tendrán satisfechas sus deudas”. De esta forma ha respondido Julio Ariza al mail enviado por la madre de una antigua trabajadora de Intereconomía Televisión a la que adeudan cuatro nóminas y el finiquito desde el verano de 2013.Una situación que comparte con decenas de trabajadores del grupo de comunicación que está a punto de firmar dos EREs con los trabajadores de La Gaceta y con los de la cadena de televisión. En su respuesta a esta madre, el presidente del Grupo Intereconomia lamenta “que tantos tengan que pasar por estos momentos de angustia” si bien “pocos recuerdan lo que les diste porque sólo era “tu obligación” En su afán de aparecer como víctima de la crisis económica la “ingratitud” de los empleados que reclaman cobrar sus sueldos que, por cierto, son en su mayoría los mismos que durante más de un año han soportado retrasos e impagos y que, con el apoyo de sus familias, han financiado su proyecto empresarial.

Si Julio Ariza cumple o no con este nuestro compromiso de pago lo sabremos en breve aunque, las últimas informaciones apuntan a que la Empresa afrontará en primer lugar el ERE de extinción de Intereconomia TV y posteriormente el pago de salarios, finiquitos e indemnizaciones de los trabajadores que han abandonado la empresa desde Julio de 2013. Los más afortunados los poco más de 50 empleados de Radio Intereconomia y Radio Inter que han ido cobrando parte de las nóminas adeudadas (actualmente se les deben 2) bajo la amenaza de una huelga indefinida.

MAIL DE LA MADRE DE UNA EXTRABAJADORA A JULIO ARIZA

…Y LA RESPUESTA DE JULIO ARIZA

La entrevista al CEO de Intereconomía publicada este lunes en Voz Populi ha vuelto a asombrar a los miembros de la Plataforma de Afectados por Intereconomía. Entendemos que Sans, en su afán por blanquear su imagen, ha olvidado algunas de las cosas que han sucedido en el último año en Intereconomía y nos sentimos en la obligación moral de recordárselas:

1. Lo que Luis Sans llama ”racionalización y reconstrucción de todo el grupo” ha sido en realidad el hundimiento de una marca y de su audiencia. Del 2% de share en sus mejores tiempos ha pasado a cotas inferiores al 0,6, coincidiendo con la entrada en escena del nuevo CEO que presumía ante los trabajadores de “no saber nada de televisión” y de no ver este medio, más allá de “El Mentalista”

2. “Hasta la fecha se ha pagado a todo el personal que ha salido de la empresa en los anteriores ERES”.  FALSO. Hay gente del segundo ERE que todavía no ha cobrado; trabajadores que se marcharon en enero de 2013 de forma voluntaria ante los reiterados impagos que dan por perdido su dinero; por no hablar de los despedidos entre septiembre-noviembre de 2013, que no han visto ni un euro de sus nóminas atrasadas ni tampoco de sus indemnizaciones correspondientes.

3. Julio Ariza ha cometido errores, seguro, como todos…. Pero jamás, y reitero, jamás se ha enriquecido a costa de nadie y jamás ha cogido un euro para él en detrimento de cualquier trabajador o proveedor”. Si ha existido o no enriquecimiento ilícito por parte de Julio Ariza y su entorno es algo que tendrán que determinar los tribunales.

4. “Y durante diez años todos esos trabajadores que ahora le insultan han crecido profesionalmente gracias al empuje y la capacidad de riesgo de Julio”. Los trabajadores cumplieron su parte del contrato hasta que Intereconomía dejó de pagar. Es el esfuerzo de esos empleados lo que llevó al Grupo a sus cotas más altas. Un CEO que presume de coach no debería olvidar que las empresas las hacen las personas.

5. “Sí estoy sensibilizado con la preocupación que, lógicamente, hace que se generen rumores, dudas y situaciones como las que vivo todos los días”. Tan sensibilizado como para recomendar a los trabajadores comer pollo en lugar de ternera o usar los pantalones del año pasado, porque la empresa no iba a pagarles su salario.

Y por último, aunque es potestad de Josep Pedrerol contestar a o no la afirmación de Sans de que “hubiera seguido en Intereconomía con las mismas condiciones que en Nitro”, entendemos que cobrar o no hacerlo (como sucede en la empresa de Julio Ariza) es una diferencia cualitativa y cuantitativa muy importante.

Los trabajadores de la empresa INTERECONOMIA TELEVISION S.L., con centro de trabajo sito en c/ Virgilio 5 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), han convocado una huelga con una duración inicial de 10 días, desde el 16 al 26 de diciembre, ambos incluidos, por lo siguientes motivos:

-INCUMPLIMIENTO DEL PAGO DE NÓMINAS DESDE MEDIADOS DE 2012. Debido a la irregularidad en la entrega de los salarios o la ausencia de pago de ninguna clase durante algunos meses, la empresa adeuda a la plantilla una media de siete nóminas. A pesar de estos incumplimientos, la empresa no ha convocado concurso de acreedores ni ha llevado a cabo un ERE en los últimos seis meses, por lo que consideramos que el IMPAGO no está, en absoluto, justificado.

-Hace también ahora año y medio, se obligó a la plantilla a una REDUCCIÓN SALARIAL DEL 10% a la que todos los trabajadores accedieron de buen grado con el fin de hacer viable la compañía.

-Durante este tiempo se han ido sucediendo DESPIDOS INTERMITENTES de trabajadores que, en algunos casos, reclamaron a la empresa o públicamente el pago de sus salarios.

-Como consecuencia de esos despidos, la situación de los trabajadores ha empeorado; debido a la exigencia, por parte de la empresa, de la ampliación de la jornada laboral, el cumplimiento de horas extraordinarias no remuneradas o cambios en la planificación y los horarios. De igual forma, la empresa ha realizado cesión de trabajadores entre las empresas del grupo en detrimento de nuestros derechos laborales.

-Los medios para realizar nuestra labor son cada día más precarios. Falta de periódicos, papel, impresoras o unos cuartos de baño en pésimas condiciones hacen aún más penoso nuestro trabajo. Sobre todo, porque hemos asistido, mientras tanto, a las obras de acondicionamiento de nuevos despachos para los directivos del grupo.

-Simultáneamente, se ha producido la contratación injustificada de nuevos empleados con los que, en ocasiones, se ha cumplido con mayor puntualidad que con los antiguos trabajadores.

-Las reclamaciones que se han hecho del pago de nóminas o las peticiones de información sobre la situación real de la empresa han sido contestadas con indiferencia, silencio o, en algunos casos, con indignación por parte de algunos directivos de la empresa.

-Los trabajadores de Intereconomía carecemos de representación y no hemos tenido hasta ahora COMITÉ DE EMPRESA ni CONVENIO COLECTIVO, ni siquiera de aplicación, siendo nuestra referencia, según consta en los contratos, un Estatuto de los Trabajadores que tampoco se cumple.

Por todo ello, queremos dejar constancia de que ha sido esta insostenible situación la que nos ha obligado a ejercer nuestro derecho de huelga. Que no está en nuestro ánimo perjudicar a nuestra empresa que, en casi todos los casos, ha formado parte de nuestra vida durante años.

Nos hemos plegado a las exigencias de sus directivos durante meses buscando la viabilidad de la misma, primero reduciendo nuestros sueldos y después sufriendo el impago de nuestros salarios y una sobrecarga de trabajo añadida. La buena voluntad de los empleados de INTERECONOMÍA TV, como nos consta del resto de empresas del grupo, ha sido pagada con la indiferencia y el desprecio, por lo que acudimos a esta Huelga con la confianza de poder solucionar estos conflictos y que la empresa respete el último derecho de cualquier ser humano: dejar de trabajar cuando no le pagan.

Muchas gracias por su interés.

En el escrito de denuncia se explica como el Grupo Intereconomia a través de sus distintas sociedades (Intereconomia Corporación, Bussiness Media, Sauzal, Alba, Crisa, Dinpesa etc..) ha llevado a cabo una serie de despidos de trabajadores bajo distintas fórmulas (objetivo, procedente, disciplinario…) a los que a día de hoy no ha abonado entre 4 y 6 nóminas correspondientes al ejercicio 2012 y 2013, finiquitos e indemnizaciones.

Paralelamente distintas sociedades de nueva creación como Brotherhood S.L, Senator-Projects S.L cuya administradora única es la actual secretaria del CEO de Intereconomia TV Luis Sans Huecas; o ILMAD cuya administradora única es Maria Del Carmen Huecas Pavón, madre de Luis Sans Huecas se han realizado nuevas contrataciones para cubrir exactamente los mismos puestos de trabajo del personal despedido. Simultáneamente, tanto en Intereconomia TV como en Radio Intereconomia los impagos a los trabajadores antiguos superan los 6 salarios mientras que el nuevo personal contratado ha empezado este mes de noviembre a sufrir retrasos en los pagos.

La Plataforma de Afectados por los impagos de Intereconomia, que cuenta con decenas de ex trabajadores de la empresa, insta a la Inspección de Trabajo a que, sin menoscabo de las acciones judiciales emprendidas individualmente para reclamar la deuda salarial, se investiguen estas irregularidades que, a su juicio, constituyen un bochornoso ejercicio de sustitución de trabajadores impagados por otros nuevos a los que posteriormente también se deja de pagar.

No es la primera vez que la Inspección de Trabajo recibe una denuncia de trabajadores contra el Grupo Intereconomia. Se han interpuesto denuncias tanto por los impagos de salarios como por otras causas como la cesión de trabajadores entre sociedades o reconocimiento de relación laboral en el caso de falsos autónomos y el pago en B a colaboradores.

Julio Ariza ha impuesto un “corralito” financiero a sus trabajadores. Ha dejado de pagar los sueldos durante meses para poder financiar su empresa. La práctica es ilegal, extraordinaria, pero, ¿no vivimos acaso tiempos que exigen de medidas especiales? ¿Qué se le critica a este abnegado empresario que recorre las sedes de las principales empresas en busca de financiación? ¿Es que tendría que haber presentado concurso de acreedores sin más? Sí, se ha convertido en el empresario español que más meses adeuda a sus trabajadores, pero ¿acaso no lo ha intentado todo por salvar el grupo?

Lo cierto es que, cuando a Don Julio aún le dominaba la soberbia, ignoró o rechazó frontalmente las conversaciones de inversión o compra de al menos tres grupos interesados. Por entonces “la empresa estaba valorada en unos 120 millones de euros, nos comenta un antiguo alto ejecutivo de la corporación. “Cuando quiso volver para pedir dinero, ya nadie le atendía. Intereconomía ha perdido casi todo su valor, y hoy quizá se sitúe “en unos 20 millones, según la misma fuente.

La que sigue es una breve crónica de lo que podría haber hecho el empresario navarro para evitar el colapso de su imperio y el sufrimiento de centenares de trabajadores. Él pasará ahora a los anales de la mala gestión corporativa. Su empresa en realidad pertenece a los empleados, que son una especie de inversores forzosos sin acciones. Es esta una historia de desmanes empresariales, es puro Shakespeare: contiene soberbia, orgullo, engaños, y personajes oscuros que aparecen en medio de la tormenta para  aprovecharse del rey caído dándole malos consejos.

Fue hace unos tres años cuando comenzaron los problemas financieros. El Grupo Intereconomía estaba por entonces compuesto por Radio Intereconomía, Intereconomía Televisión, La Gaceta, Radio Inter, Fax Press, Época, Alba o Business Televisión, entre otras. Hasta comercializaba cine. Se acercaba a los 900 empleados. Ariza los reunía todos los años en una gran cena de navidad en la que se llegaba a sortear un coche. Él era el padre, o el padrino, de una gran familia. “A estos chicos que protestaban contra Recoletos y Jaime Castellanos los saqué yo de la calle”, llegó a decir.

La publicidad se gestionaba a través de Publiespaña, de Mediaset. Intereconomía ingresaba cada mes “unos 300.000 euros”, según fuentes de la ejecutiva. La fusión entre Telecinco y Cuatro provoca que Ariza cambiara de comercializadora. Se la pasó a Publiseis, del grupo de La Sexta. “La facturación se hundió. Antes había un grupo que facturaba 80 millones y que fácilmente podía pasar 1,6 millones anuales al grupo de Ariza”. Ahora jugaba con alguien más pequeño. Además, había que pagar la adquisición de La Gaceta, un periódico que casi nadie leía pero que se había convertido en la obsesión ideológica de Ariza. El entonces CEO, José Manuel Díez Quintanilla, es despedido. Entra Alfredo Dagnino.

Es con la empresa en estas circunstancias cuando empieza a haber acercamientos con distintos grupos, todos rechazados, abortados o ignorados por el empresario.

Rechazó, para empezar, una fusión con el Grupo Cope, porque se quedaba con una minoría del accionariado y no iba a mandar, según fuentes que atendieron a las negociaciones. “Todos quedaron estupefactos porque su empresa ya era inviable y no tenía más salidas”. “Las negociaciones con la Cope se caen por personalismos, por celos”, comenta otro ejecutivo. Sale de escena el CEO, Alfredo Dagnino. Entra Juanjo Aizcorbe.

En esto aparece el Santander de EEUU. Ponen en contacto a Julio Ariza con Nelson Mezerhane, un empresario venezolano que reside en Miami y que estaría dispuesto a invertir. Corre 2012. Mezerhane le ofrece entrar en la empresa, aunque no acepta el precio de salida. Hubo hasta tres cenas. Ejecutivos presentes aseguran que Julio no quería ceder el poder: “Aún creía que el Partido Popular llegaría para salvarle”.

Estas no son las únicas opciones que el empresario no ha sabido aprovechar. Hubo inicios de conversaciones con el grupo mexicano Cisneros y con un grupo inversor chino, interesado este último sobre todo en los medios puramente económicos: Radio Intereconomía y Business Televisión. En medio de la peor crisis del grupo, Ariza o no quiso o no supo sacar adelante ninguna de las posibilidades de salvación. Los trabajadores, mientras, han vivido un auténtico infierno que incluye depresiones, problemas con los pagos de las hipotecas, y un clima enorme de tensión derivado del impago de sus salarios.

Un Julio Ariza desmoralizado empieza a llamar a todas las puertas posibles: las empresas del IBEX, el ICO, los antiguos ofertantes. Ya nadie quiere oír hablar de él. En este acto final aparece Luis Sans, un empresario y su coach que, según fuentes que le conocen personalmente, engatusa a Ariza. Este “le entrega las llaves” de la empresa, para que la reflote. Sans tiene un largo historial de empresas insolventes y denuncias por EREs fraudulentos.

Julio Ariza es, así, no es sólo un mal gestor que ha retenido ilegalmente el salario de sus trabajadores para financiar su empresa. Es un pecador, y su pecado principal es el de la soberbia.

Hacía frío pero esto no fue óbice para que decenas de trabajadores y ex trabajadores del Grupo Intereconomia se manifestaran a la puerta de Fortuny 39 donde se ubican  las oficinas de los máximos directivos de la empresa. 

Poco después de las 10 de la mañana empezaban a llegar los primeros afectados que al grito de “Ariza, trilero, dame mi dinero” rompieron el silencio de esta tranquila calle del Barrio de Salamanca. Megáfono en mano algunos de los afectados entonaban otras frases de protesta como “Sans, Bigotes, mejor entre barrotes” o “Es feo no pagar y luego contratar”

Ningún directivo de Intereconomia bajó para dirigirse a los afectados que reclamaban sus nóminas e indemnizaciones impagadas y rechazaban públicamente la quita que, sin ninguna garantía de cobro y lejos de los despachos de intermediación del SMAC para que no quedara constancia, la empresa ha ofrecido en los últimos días a algunos ex trabajadores. Los únicos rostros conocidos que salieron de Fortuny 39 fueron los de Diego Martínez Perán, vicepresidente y el de Agustín Bravo, presentador del programa “Bravo y su gente” que Intereconomia emitió la pasada temporada y que acudía a la sede para obtener información sobre su continuidad en la cadena.

Más de una hora después de comenzada la protesta a la que acudieron también familiares y amigos de los afectados, la empresa llamó a la Policía Nacional con el objetivo de disolver el ruidoso grupo. Sin embargo, los agentes que hasta allí se acercaron pudieron constatar que no se estaba produciendo ningún altercado y que, por lo tanto, la protesta podía continuar.

La Plataforma de Afectados de Intereconomia continuará con las acciones de protesta en los próximos días y hace un llamamiento a todos los extrabajadores con deuda y a los trabajadores para que se sumen a las siguientes convocatorias. Juntos podemos!!!!!

Este jueves 14 de noviembre, a las 10:00, nos vamos a juntar todos en la puerta de la calle Fortuny número 39 para protestar por el “corralito” de varios millones de euros  impuesto por Julio Ariza al salario de sus trabajadores y ex trabajadores. El presidente de Intereconomía y su consejero Delegado, Luis Sans, han retenido duranto casi un año una cantidad estimada de varios millones de euros en total, mientras que seguían realizando contrataciones.

De momento está confirmada la asistencia de varias decenas de trabajadores y ex trabajadores, así como de familiares de los mismos. ¿Te vienes con nosotros?

Protestar es aburrido y de mal gusto, pero importante cuando te han tomado el pelo de todas las maneras imaginables, cuando tienes que recortar del bienestar de tus hijos para que un empresario soberbio pueda mantener su empresa comentiendo todas las ilegalidades posibles, desde EREs fraudulentos (con contrataciones posteriores de gente nueva para realizar los mismos puestos de trabajo), creación de una multitud de empresas pantalla, compromisos firmados de impago incumplidos, etc.

La gota que ha colmado el vaso han sido las propuestas de “quita” a las deudas, un término que sólo se puede aplicar a los inversores que se llevan un tipo de interés, nunca a los trabajadores. Pagar todo lo adeudado MÁS LOS INTERESES PERTINENTES no es una opción, es una obligación, y lo vamos a conseguir entre todos.

Por todo ello, y mucho más, os invitamos a acudir a la manifestación, acompañados de familiares y amigos, el próximo jueves 14 de noviembre a las 10 de la mañana en la calle Fortuny 39. Habrá muchas sorpresas.