El paso adelante de los impagados por Intereconomía

Publicado: 31/10/2013 en Nota de prensa
Etiquetas:

La Plataforma de Afectados por los impagos del Grupo Intereconomía hemos querido constituirnos en asociación para poder defender mejor nuestros derechos, ante la total desaprensión mostrada por la empresa Intereconomía y todas sus subsidiarias, y la lentitud de la justicia.

La empresa, dirigida por Luis Sans Huecas y presidida por Julio Ariza Irigoyen, debe desde hace casi un año varios meses de salario (hasta siete en varios casos) e indemnizaciones por despido a decenas de trabajadores y ex trabajadores. Las demandas presentadas por impago no van a poder ser resueltas hasta mediados de 2014, o incluso 2015, fechas de los juicios de muchos de los demandantes.

¿Cómo hemos permitido los afectados llegar a esta situación? ¿Por qué no hemos alzado antes la voz? ¿Por qué no nos marchamos, o dejamos de trabajar? Los primeros meses, porque confiábamos en lo transitorio de la situación; en los siguientes, porque hemos sido engañados repetidamente (supuestos acuerdos, ventas de activos, etc) por el director de Recursos Humanos, Javier Vicente y el director Financiero, Juan Andrés Corrochano, entre otros. Además, creíamos que dando un tiempo prudencial a la empresa para poder recuperarse las posibilidades de cobrar serían mayores y ayudaríamos al mantenimiento de centenares de puestos de trabajo, entre ellos el nuestro

Todo eso cambió tras ver que la empresa de la que muchos de nosotros habíamos sido despedidos contrataba a otras personas para cubrir nuestros mismos puestos de trabajo. Consideramos que esto, además de ser ilegal, es inmoral.

Creemos que los gestores actuales, Julio Ariza y Luis Sans, están creando un entramado de empresas (ILMAD, Brotherhood, SP Media, entre otras) que podría estar sirviendo para ocultar estas y otras irregularidades, y tememos que esta situación acabe en el FOGASA, público, haciéndose cargo pagar nuestros salarios (una parte de ellos limitada legalmente) mientras los gestores siguen con su aventura empresarial.

Nos consta que Julio Ariza ha recibido ofertas económicas que habrían podido servir para sanear la situación de la empresa (Cadena Cope y Grupo Cisneros, entre otras), y que las ha rechazado porque perdía con ello el control de la empresa. Creemos intolerable que Ariza juegue a llevar a cabo estrategias empresariales personales con nuestro dinero y el de nuestras familias. Nos negamos a que se arrogue el derecho a realizar un “corralito” financiero sobre los trabajadores y ex trabajadores.

No disponemos de grandes recursos económicos para enfrentarnos a los bufetes de abogados de la empresa, por eso pedimos la iniciativa de tutela de las autoridades, tanto de la Inspección de Trabajo como de la Fiscalía. Tememos que esta situación pueda sentar un grave precedente de incumplimiento continuado de la legislación laboral y falta a los derechos más básico de las personas (como cobrar por los trabajos realizados), o en un alzamiento de bienes en el peor de los casos.

Queremos dar a conocer esta situación, para romper la Ley del Silencio que imperaba hasta ahora sobre este asunto, conocido y sufrido cada minuto de cada día sólo por los trabajadores y allegados.

Es por ello que hemos comenzado a difundir este asunto en los medios de comunicación y en las redes sociales. Creemos que con esto recuperaremos, sobre todo, la dignidad que la empresa ha tratado de robarnos con sus estratagemas y engaños continuados. Creemos que con la presión y el conocimiento público se verán obligados a pagarnos lo que nos deben.

Pensamos que un empresario no puede utilizar cualquier medio para mantener su empresa. Ha de mantenerse dentro de las posibilidades legales, dejar paso a otro mejor gestor. Creemos en la “destrucción creativa de la economía”, en el hecho de que los malos empresarios deben desaparecer del mercado para dejar libre el nicho que otros que gestionen mejor. Desearíamos que siguiera Intereconomía, una marca histórica de información económica que los delirios de los gestores actuales han llevado a la cuasi defunción. Pero, en todo caso, no queremos que siga sobre unos cimientos de ilegalidad, deudas con los trabajadores, y centenares de dramas familiares que incluyen depresiones, situaciones de necesidad, daños morales y severas pérdidas económicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s